jueves, 16 de julio de 2009

Crónica de un parto

Nace un nuevo día y parió una decepción.

Se gestó hace un tiempo y creció pausadamente.

Hasta que fue inevitable ver su avanzado estado embarazoso,

naturalmente rompió su bolsa de aguas y se asomó.


Ese maldito cordón imposible de cortar,

los uniría de por vida.

Decepción mal parida.

Llegaste al mundo este día.


No hay pechos preparados para amamantarte.

Esa madre te rechaza.

Te escupe al mundo y no se hace cargo.

Tampoco tienes padre…


Y ese maldito cordón que los une,

Arrastra a quien te parió

Hasta el mismo abismo

Donde fuiste engendrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails