sábado, 26 de septiembre de 2009

MIS SIETE PECADOS CAPITALES



Como siempre para variar llegó la calma,
la aparente calma.
Hubo gritos,reproches y furia.
Afloró mi ira erizando mis garras cual culebras de Medusa.

Respiré profundo y mis ojos brillaron por la soberbia con que te miraba.
Hoy no tengo la carga de ser la carga de nadie.
Me dedico al ocio y disfruto la pereza.
Sacio mi gula en las letras.

Exacerbo mi lujuria comiendo un chocolate.
Y es así como hoy me sostienen mis siete pecados capitales,
mientras nado en un mar sin agua.

Con la nada en el pecho,
sin perspectivas de oleaje.
Dejando que esa corriente vacía y mundana,
me acerque a esa isla desierta.
Donde haré un banquete para una sola invitada.
La Soledad.

Con ella saborearé el menú...la verdad...
La verdad que hay que masticarla,
que es tan dura y nos atraganta,
tan cruda y tan difícil de digerir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails