martes, 11 de agosto de 2009

YO, NO TE TEMO...



No te temo hechicero herido,
no te temo.
La paz del mancebo ha sido alterada
la sangre del cordero, derramada.

No temo a tu espada, tus conjuros y tu amor.
Me temo a mí y a mi dolor.
Temo a la tristeza golfa y vagabunda...
A la nada profunda.

A mis ataques de viento,
a mis tempestades.

Mírame bien a los ojos hechicero...
estamos de igual a igual,
jamás te puse en un pedestal.

Por mis venas corre sangre,
de un origen que ignoras.

No te temo hechicero...
No te temo.

Déja de echarme en cara los buenos momentos pasados,
porque vomitaré de golpe un torrente de minutos, horas y días
que estoicamente y por elección estuve a tu lado.
Aquéllos... que tu memoria no recuerda ...
Esos ... que la mía guarda.

Escribir es mi opio sagrado.

Y a pesar de mi estado,
la consciencia me acompaña.
Comprobando que tu estupidez es cíclica y eterna.

Veo tu boca escupiéndome cobras.
Increpándome que vivo de fantasías.
¿Te atreves a eso?
¿Y encima osas pedirme
explicaciones inexplicables...?

Déjate de sandeces y gilipolladas...
Estoy harta de tus desmadres...
y yo...
¡No soy tu madre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails