lunes, 15 de marzo de 2010

NO TENGO PERMISO PARA EL LUTO


“Entonces , Maat me miró a los ojos y dijo: -“ Ya te he despertado…La eternidad es tuya, te reflejas en mis ojos, llevas mi pluma. Hazle honor a tu estirpe real…Te ayudé a levantar las rocas de tu tumba y a sacudirte la arena con la cual te habían enterrado. Vamos, ponte de pie y camina”

No puedo,

El me lo recuerda,

Hasta destruido por la muerte de la hermana,

se tomó una copa ,

se peinó y salió a trabajar a la mañana…


El me hubiese dicho,

levantate y seguí.


Y saben que mi dolor pasa por los miedos…

Porque subyace ese temor a recibir una llamada …

Y que sea otro el nombre…

Y que sea otro el hombre…

Y que broten en mí culpas que no tengo…


Que el fantasma de los amores enfermos me asalte de nuevo…


Porque sabía que viví pasiones e infiernos…

Porque fui una refugiada que huyó por no poder hacer nada…

Porque sólo pude rescatar a mi alma que agonizaba…


Y hoy camino, despacio, sin prisa…

Total, aún no voy a ningún lado…


Y cierro el luto y me guardo el duelo…

Y retomo desesperada mis vocabularios…


Indudablemente, es Maat la que me lleva de su mano…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails