sábado, 30 de junio de 2012

DESNUDA SIN ESPINAS



Me  arrancaste,
una
a una,
cada  una
de mis espinas

Sangré  savia.,
mordí  mis pétalos,
entre  púrpura y escarlata,
y reconocí en ellos,
el sabor de  tu  sangre.

Me deshojaste,
 no era  otoño,
ni  eras  frío.
Tampoco soplaba el viento
y quede desnuda.

Se estremeció mi tallo,
Temblaron mis raíces.
Alcé mis  ojos al cielo.
Reverencié al  sol,
la luna  y a  las estrellas.
Elevé plegarias.
Recite abecedarios.

Mas ...
Volver a mirarte  no pude.
Perdonarte?
Qué dices!
Nada  hay que  perdonar. 
Ni siquiera  supiste ser  culpable...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails